Home > El Chema Capitulos > El Chema Capitulo 71

El Chema Capitulo 71

El Chema Capitulos

El Chema Venegas (Mauricio Ochmann) es un hombre con dos habilidades muy certeras: Se mueve en las profundidades de los túneles y sabe cómo escaparse cuando se ve acorralado. Estas destrezas, según le dijo a su madre la Indígena Yaqui que la ayudó a traerlo al mundo, las adquirió al momento de su nacimiento cuando dos animales estuvieron presentes para cuidarlo de allí en adelante y para toda su vida: el alacrán y el halcón. Esas dos criaturas según la vieja hechicera, lo guiarán y protegerán durante todo su recorrido en la tierra. Y así será su vida siempre, la cual veremos desde sus inicios, un constante y venenoso enfrentamiento para lograr su lugar de capo poderoso en el mundo, y la fuga cada vez que la adversidad lo llevó a ser detenido por el gobierno.

La historia inicia con hecho de acción y demostración de fuerza, para ilustrar la amenaza del Chema contra las autoridades, si es extraditado, como pretende el Presidente Omar Terán (Jesús Moré), contraviniendo el acuerdo de entregarse que el Chema hiciera con él y con Aurelio (Rafael Amaya), al final de la tercera temporada de El Señor de los Cielos. Terán, llevado por los celos por la relación que el Chema tuviera con Rutila Casillas (Carmen Aub), se va con todas sus fuerzas a cumplir con esta extradición pero no sabe que el Chema tiene preparada la más espectacular de todas sus fugas, esta vez a través de un túnel de más de kilómetro y medio desde el Reclusorio del Altiplano, hacia la noche en la que desaparecerá por un largo tiempo, dejando al presidente en el mayor de los ridículos ante el país y el mundo.

Paralelamente con su plan de fuga, el Chema ha entrado en contacto con Auristela Durán (Rossana Nájera), una famosa periodista que en unión de Owen Stein (Marius Biegal), un famoso director de documentales históricos, van a hacer una serie de reportajes sobre su vida y el narcopoder en América Latina para una cadena de noticias internacional. Atraído por la belleza de la mujer sobre todo y dejándose llevar por la vanidad, pretende que esa idea es compatible con la de cambiar su vida y retirarse con Rutila, a quien manda a llevar al lugar donde se esconde, una vez lograda su fuga.

Rutila, siempre atraída sexualmente hacia él en esa relación de amor/odio que han llevado siempre, considera esta posibilidad, pero casi inmediatamente descubre la relación del Chema con la periodista y lo abandona a su suerte. Una vez que entra en contacto con Auristela, y como parte de su estrategia de seducción hacia ella, el Chema comienza a contar lo que será nuestra historia, desde su nacimiento hasta esta fuga, pasando por sus amores y su rápido ascenso desde simple sicario para los carteles de la frontera, hasta convertirse en uno de los capos más grandes del mundo del narco contemporáneo.

Veremos desfilar desde el año 1967, cuando nació, hasta 1997, cuando entra en contacto con los Casillas, toda una serie de personajes, algunos de los que ya viéramos en la primera temporada de El Señor de los Cielos, como Jeremy Andrews (Ari Brickman), el Capo colombiano Oscar Cadena (Fernando Solorzano), el Feyo Aguilera (Leonardo Daniel) y los poderosos Hermanos Robles, y muchos otros nuevos, cuyas relaciones con él darán cuenta de cómo a sangre, fuego y crueldad logró su sitio en la historia del crimen organizado, convirtiéndose casi desde adolescente en uno de los enemigos públicos más importantes de los gobiernos de EE.UU. y México.

ELENCO

Mauricio Ochmann
José María “Chema” Venegas vino al mundo en la miseria pero con cierto designio mágico y protector. Posee una gran capacidad de supervivencia y la posibilidad de volarse cada vez que atentan contra su libertad. Un padre alcohólico, irresponsable y violento, así como el cariño y entrega de su madre, víctima también de la violencia paterna, definieron lo que sería su vida desde la infancia. Desarrolló un carácter decidido y austero y una gran ambición que lo marcó definitivamente. Desde niño supo que su padre se dedicaba a transportar drogas, trabajando para Ricardo Almenar Paiva y entendió que ese negocio suponía grandes cantidades de dinero. Decidió, desde que tenía unos diez años, que él llegaría a ser el narcotraficante más importante y poderoso de México, comenzando por trabajar para Don Ricardo Almenar, quien termina convirtiéndose en un ejemplo a seguir. Para alcanzar sus ambiciones, está dispuesto a todo, incluso a negarse al amor. Es por esto que se aparta de Amanda, la hija de Don Ricardo, suponiendo que con ella a su lado, no podría lograr jamás lo que tanto ambiciona, pues el padre lo mataría. Chema es solidario con sus amigos y con la gente que trabaja para él y es frío e implacable con sus enemigos. A pesar de no ser un individuo corpulento, Chema es un tipo atlético, muy astuto, desconfiado, buen peleador, hábil con las manos y arriesgado. Su vivacidad, inteligencia y decisión lo hacen salir airoso la mayoría de las situaciones de gran peligro para él y su gente. Es amante y traficante de armas, y de los avances tecnológicos en comunicación y transporte, los cuales usará para hacer más efectivas sus operaciones. Si la situación lo amerita es capaz de ceder y negociar salidas que le traigan beneficio a todas las partes. Si siente que puede perder es capaz de negarse ferozmente a cualquier tipo de diálogo y acuerdo. Chema es capaz de suprimir sus emociones si éstas son obstáculos para el logro de metas y objetivos de dinero y poder. Así tendrá a su lado grandes fidelidades, por una parte y poderosos enemigos, por la otra, ante quienes no se doblegará. Entre estos a enemigos sobresale Aurelio Casillas, al cual el Chema deseará destruir pues piensa que es el único que lo puede opacar en el Universo narco en el que desea flotar como rey supremo.

Mariana Seoane
Mabel Cataño es una mujer clave en la historia amorosa del Chema pues será su primera gran traición. Mabel es ambiciosa, envidiosa y siempre desea más. Es despiadada y hasta cruel si se trata de cumplir sus propósitos en la vida. Es un animal sexual, que sabe que tiene en su cuerpo la mejor de sus herramientas y lo ejerce con pasión y disfrute. Se presta gozosa para cumplir las perversiones de Gary, su marido, un americano veinte años mayor que ella, quien disfruta de verla teniendo relaciones con otros hombres. Siempre supo usar su “recurso” para conseguir modestos beneficios económicos, para salir de su condición de clase media baja hasta que se encontró con Gary, quien desde un primer momento se enamoró de ella perdidamente y la puso a vivir como una reina. Participa en los negocios de su marido. A la vida de Mabel llegará el Chema, entablarán una relación profundamente sexual, pero ella lo usará simplemente para satisfacer a su marido y lograr que el Chema trabaje para ellos.

Itatí Cantoral
Blanca descubrió desde joven que era hermosa y apetecida por los hombres, y entendió que esta era una gran fortaleza. Su belleza y sensualidad enloquecieron a Melesio Almenar, quien la convirtió en su señora. Blanca aprendió a soportar al viejo sobre su cuerpo y hasta a disfrutar los pocos momentos de placer que el hombre podía brindarle. Era el precio para tener todo lo que tanto anheló siempre. Blanca encontró en Ricardo la fortaleza que ya el viejo había perdido, entregándose ambos al sexo con frenesí desbocado y con tanta frecuencia que terminó quedando embarazada del hijo de su esposo. Muerto el viejo, la relación entre Blanca y Ricardo se hizo más intensa, pero por un extraño y absurdo respeto a la figura de Melesio, siempre la mantuvieron en secreto, al igual que la verdad sobre Amanda, su hija. Blanca no siente celos de las mujeres que Ricardo busca para dar rienda suelta a su apetito sexual, pero Elvira, la madre del Chema, le despierta celos profundos, tal vez porque siente que esa mujer podría significar algo más que un simple desahogo sexual para Ricardo. Blanca sólo se preocupa por ella misma, por su hija y por Ricardo, en tanto éste le dé lo que ella necesita de un hombre. Blanca es obviamente ambiciosa, puede llegar a ser envidiosa. Es discretamente coqueta. Aunque ha logrado mucho de lo que se propuso, en el fondo es insegura y teme perder lo que tiene.

Alexandra de la Mora
Inés Clark, más que esposa de Tobías Clark, esta despampanante mujer es su aliada y cómplice en todo. Inés es más ambiciosa y astuta que Tobías. Es la gran mujer detrás del gran hombre y se lo hace sentir a su marido porque si bien Tobías ambiciona el poder político, ella ambiciona lo que el poder político de su marido pueda significar para ella. De pasado oscuro y origen humilde, ha logrado encajar muy bien en su nueva vida, por lo que nadie osaría pensar nada malo de ella. Cuida lo que tiene y cuida sus deberes sociales como la mujer de un prominente político en ascenso. Disfruta ser una figura pública. Inés es quien mueve los hilos en la sombra por indicación de su marido y en ocasiones por decisión propia. Escucha cosas, siembra comentarios, forja alianzas, amenaza dejando sentir sutilmente a otros todo su poder… todo en beneficio de la sociedad que manejan ella y su esposo. Llega a establecer una buena relación con Blanca, inicialmente para indagar sobre su vida y la de Ricardo, el socio de su esposo, aunque poco a poco terminarán siendo ambas una suerte de discretas confidentes. A pesar de ser una madre sobreprotectora, terminará aceptando e incluso propiciando la unión de su hijo, Saúl, con la “hermana-hija” de Ricardo Almenar. Inés, en medio de sonrisas y con mucha educación y gracia, es una mujer más que dispuesta a todo, siempre para tener más y para defender incluso, lo que ya posee. Inés es elegante por naturaleza. Es fanática del orden y la pulcritud. Es refinada, inteligente, sensible, melancólica en ocasiones, adora a su hijo. A pesar de ser egoísta, siente a gusto atendiendo a Tobías y a Saúl.

Arcelia Ramírez
Elvira es una mujer sumisa que cuando conoció a Joaquín, se entregó en cuerpo y alma. Es una mujer joven sinaloense, inteligente, pero sin las herramientas necesarias para prosperar. O tal vez la vida la obligó primero a atender a su familia, luego a Joaquín y finalmente al Chema, su hijo, a quien adora. En el Rancho de los Almenar fue la nana de la niña Amanda y desde el primer momento contó con el aprecio de Ricardo. Elvira aprendió desde niña a ser honesta o al menos a no defraudar la confianza que se hubiera puesto en ella y a no defraudar tampoco sus sentimientos y los del hombre que fue su marido, a pesar de los maltratos. Elvira es decidida y le da el frente a la vida por su hijo, por ella misma e incluso por Joaquín. A pesar de todo, lucha por preservar esa figura de hogar y familia que tanto ha deseado construir toda su vida. Pero la vida no siempre es como se quiere y para Elvira no fue la excepción. Decide salir adelante con Chema y con la sola ayuda de su trabajo. Elvira siempre generó una fuerte atracción en Ricardo, aunque nunca cedió a sus avances. Siempre lo mantuvo en su lugar y eso mismo hace cuando vuelve a trabajar en su casa, como ama de llaves del Rancho. Allí verá crecer a Chema y hacerse hombre, aunque no podrá evitar que su hijo tome un camino torcido y peligroso. Elvira es abnegada, trabajadora, buena cocinera, perseverante, cuida su dinero centavo a centavo, austera de palabras hasta tomar confianza, modesta y humilde, conformista, católica, solidaria con los de su clase, compasiva.

Sergio Basañez
Tobías Clark, rominente político del área de Nogales, Sonora, está casado con Inés Clark y juntos hacen una dupla que vela celosamente por mantener su status social en constante ascenso. Es por ello que Tobías no escatimó nunca esfuerzos a la hora de proteger los negocios de Melesio Almenar a un lado u otro de la frontera y una vez que el viejo anuncia su retiro, acepta de buen grado a Ricardo, su hijo, planeando con ello, la continuidad de sus lucrativos negocios y de antemano, asegurar el futuro familiar al tejer, desde temprano, la unión entre Saúl y Amanda, la “hermana”-hija de Ricardo Almenar. Como buen político, Tobías está siempre dispuesto, es enérgico, optimista y motivador. Es astuto, mujeriego… sabe jugar las cartas a su favor, repartir tareas sin permitir que nadie le diga que no. Es un hombre hábil que sabe aprovechar el momento y juega con astucia en el campo político, planificando tácticas y estrategias para apartar a quien pueda convertirse en un problema para el ascenso de su carrera política. Quiere a su mujer, pero esto no es un obstáculo para enredarse con otras mujeres que en ocasiones son obsequio de partidarios que pretenden ganarse sus favores. La vida lo pondrá en una situación difícil en la que tendrá que escoger entre su futuro y el de su familia o la lealtad a una sociedad de la que ya ha obtenido grandes beneficios. Tobías es un político ambicioso de poder y dinero, es poco confiable y desconfiado. Juzga por su condición. Para Tobías, el fin justifica los medios.

Julio Bracho
Ricardo Almenar Paiva lo ha tenido todo en la vida, y no espera menos. Es hijo de Melesio, uno de los primeros narcotraficantes de Sinaloa, de quien heredó la ambición y el negocio familiar. Saboreó desde muy chico las mieles del poder y la fortuna. Se propuso y logró encargarse personalmente de las negociaciones de la familia con personajes peligrosos del narco que aprendieron a respetarlo y hasta terminaron sintiéndose más a gusto negociando con él que con su padre. Blanca, la joven esposa de su padre, también encontró en Ricardo mejores momentos que con el viejo Melesio, hasta terminar quedando embarazada de su hijastro sin que nadie en la familia supiera la verdad acerca del verdadero padre de su hija. Ricardo es frío, arriesgado, ambicioso y sin escrúpulos. Muerto su padre no se contiene cuando busca a Blanca para satisfacer sus deseos casi animales, casi poniendo al descubierto esa relación. Ricardo es socio de Tobías, destacado político de la región, quien ve en Ricardo la posibilidad de obtener mucho dinero, mientras avanza su carrera política. Cuando conoce a Chema siendo éste un niño, descubre el potencial del muchacho, convirtiéndose en su mentor, iniciándolo definitivamente en el mundo del narco. Tiene debilidad por el juego y la bebida, es inescrupuloso, materialista, hábil comerciante, manipulador, finge con facilidad.